Youtubers venezolanos: originalidad para monetizar

En Venezuela son cada vez más las personas que nos sorprenden con un nuevo proyecto: ser youtubers. Con seguridad afirmaré que muchos de nosotros tenemos un amigo que de pronto tiene un canal en Youtube y ha comenzado a subir videos temáticos. Así como todos quisieron ser blogueros hace unos años (parece que estoy pasado de moda y apenas lancé este blog), hoy todos quieren ser youtubers.

El asunto de ambicionar popularidad y dinero es un tema curioso para el caso de Venezuela, porque si analizáramos cuantos youtubers venezolanos de verdad monetizan su canal, notaríamos que son realmente pocos. Si bien no es imposible, es muy difícil llegar a monetizar con Youtube estando en Venezuela. Más allá de la cantidad de reproducciones necesarias, además de Venezuela poseer la velocidad de banda ancha fija más lenta de América Latina (según este informe de la CEPAL), Venezuela no figura en la lista de países admitidos para el programa de socios de Youtube, que permite la monetización de los videos por medio de anuncios, suscripciones pagas u otros mecanismos. Detrás de todo esto hay todo un tema de anunciantes que no quieren sus anuncios por acá, lo que espanta el interés de Youtube en países como Venezuela.

No es fácil incursionar Youtube con originalidad cuando muchos están intentándolo de diversas maneras; adicionalmente, no todos encuentran los instrumentos idóneos. Hace poco vi un video de GrPepe en el que mencionaba algunas razones por las cuales no es fácil ser youtuber en Venezuela y razonaba que la temática (contenido) y la forma (configuraciones visuales) pesaban mucho a la hora de hacerse un lugar. Criticaba que los youtubers venezolanos se enfrascaban en temáticas que difícilmente trascienden la frontera, lo cual dificulta generar reproducciones en otros países.

Y hay algo de razón en ello: hasta tanto los nuevos youtubers venezolanos comiencen a ampliar su objetivo (target) y temática, no veremos una real expansión de sus videos a otros países; como sí hemos visto de otros que actualmente se encuentran muy bien posicionados, monetizando, y cuyo inicio se remonta muchos años atrás.

Entretanto, más allá de nuestras fronteras, quienes no necesariamente monetizan, generan fama, y si ofrecen contenido de utilidad que les otorgue credibilidad sobre un tema concreto podrían convertirse en estandarte de marcas famosas que también tratan de hacerse un espacio en las redes para atraer a los chicos del milenio. Una vez la popularidad llega, acompañada o no de monetización, el youtuber se abre estos otros caminos: representar marcas famosas, publicar libros, conferenciar, entre otras.

Fotografía. Curtains by Tony Hisgett on Flicker | CC BY 2.0.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: